Trabajitos!!!
1. Ensayo

Mis aficiones
Curriculum vitae
1. Ensayo
 
El incesto y su relación con el sincretismo religioso cultural andino
Desde que nacimos, nuestras familias se han encargado de enseñarnos una seria de reglas y principios, que ellos aprendieron cucando fueron niños. Se han encargado de educarnos de tal forma que nos mostraron el bien y el mal y dejaron en nuestras manos la decisión del camino que debíamos tomar. Al igual que nosotros, ellos también tuvieron la necesidad de optar por algún camino, y también sus padres, y sus abuelos, y así sucesivamente hacia atrás, ¿pero hasta donde atrás? ¿Quién o quienes impusieron las reglas que hoy nos enseñan en nuestra sociedad?
Se dice que el Perú es un país pluricultural, y así lo creo. Los antiguos peruanos no tuvieron las mismas normas que rigen nuestra vida, y eso lo sabemos por la historia, que nos enseña que no siempre pensábamos igual que hoy, y que en algún tiempo creíamos en diversas cosas. Hablando básicamente de la religión, podemos observan dos aspectos:
El primero habla sobre la religión del Tahuantinsuyo, que estaba basada en la adoración del Sol. Los emperadores Incas eran considerados como descendientes del dios Sol y eran adorados como divinidades. La religión dominaba toda la estructura política. Desde el Templo del Sol en el centro de Cuzco, se podían trazar líneas imaginarias en dirección de los lugares de culto de las diferentes clases sociales de la ciudad. Las prácticas religiosas consistían en consultas de oráculos, sacrificios como ofrenda, transes religiosos y confesiones públicas. El ciclo anual de fiestas religiosas estaba regulado por el calendario inca, extremadamente preciso, así como el año agrícola. Todo estaba ordenado en el mundo religioso de los incas, pero llegaron los españoles y cambiaron su mundo al introducir el cristianismo.
El segundo aspecto está referido a la evangelización que se toma como proceso de cambio en la creencia de los peruanos. Los efectos negativos podrían haber sido solamente pasajeros si el cristianismo hubiese reemplazado con rapidez a la religión autóctona. Pero la evangelización sólo fue superficial; la sociedad indígena, desestructurada, no encontró en el cristianismo ningún elemento positivo de reorganización.
Desde estos dos aspectos, podemos entrar de fondo al tema.

Proceso de cambio de una religión a otra
Al ver tan indefensos a los indígenas, los españoles pensaron que sería fácil tenerlos bajo sus órdenes, y en general así fue, excepto por un gran detalle. Los españoles se caracterizaban en esa época por el gran respeto a la fe cristiana que profesaban, la religión estaba sin duda por encima de cualquier otra ideología política o económica que se tuviese. Al llegar al Perú, observaron que las creencias de la zona eran diferentes, y al haberse puesto probablemente en duda su religión (porque supongo que alguno pensó “¿Qué tal si ellos tienen razón?), dijeron que las creencias incas eran falsas y serían castigadas como brujería o como pacto con el demonio. También puedo suponer que a muchos de los indígenas esto les hubiese llegado altamente si no fuera porque los nuevos visitantes establecieron un sistema de castigo a quienes no se cambiaran al cristianismo: La muy desvergonzadamente llamada Santa Inquisición.
Esta fue sin duda una evangelización superficial. Como ejemplo, tenemos que en 1567 en la provincia de Chucuito, poblada por más de 60.000 habitantes, se encargaba de la evangelización un grupo de dieciséis a dieciocho dominicos, es decir, un religioso por cada 3.500 habitantes. Más grave es el hecho de que ninguno de los religiosos conocía la lengua indígena o el aymara, por lo cual se ven imposibilitados para desarrollar una buena catequesis, que resultó prácticamente un fracaso en ese lugar. Aún más difícil se hace cuando la traducción de una lengua a otra planteaba problemas casi insolubles: los conceptos cristianos cambiaban de sentido cuando pasaban del español al quechua o al aymará. Es célebre el relato de Garcilaso de la Vega que describe el encuentro del padre Valverde con Atahualpa; el intérprete, Felipillo, «por decir Dios, Trinidad y Unidad, dice: Dios, tres y uno hacen cuatro, haciendo la suma para hacerse comprender».
Para complicar más el tema, ahora hablemos del asunto moral. Los religiosos, comerciaban con los indios, bien directamente o bien por medio de parientes que les acompañan. Ordenaban a los indios que confeccionen prendas o hagan tareas de transporte, imponiéndoles así un verdadero tributo. Además, estos religiosos acostumbran meter presos muchos indios viejos por hechiceros.
En este contacto cultural chocan estructuras mentales totalmente extrañas una de la otra. Por una parte, los españoles consideran a los dioses indígenas como manifestaciones del diablo; en cambio, los indios interpretan el cristianismo como una variedad de idolatría.
En conclusión, los indígenas preferían creer y enseñar el cristianismo a sus descendientes, que pasar por una serie de agravios que sabían no se merecían. Por dentro, ellos jamás olvidarían las raíces de su original forma de ver el mundo, y prueba de eso podemos observarlo en sus diferentes manifestaciones culturales, ya sea en la pintura, arquitectura, música, etc.
El incesto y la visión actual de este concepto en los andes
Mucho tiempo pasó hasta que el Perú fue libre, pero también fue mucho tiempo para que los “nuevos indígenas” retomaran el antiguo sentido de sus creencias. Definitivamente, el cristianismo se quedó marcado en el Perú, jamás se habló del tema, y sé que no, porque he pasado muchas horas buscando en Internet hechos que prueben que al independizarnos se habló acerca de la religión que debía primar y que se haya decidido que sea el cristianismo, sé que tal ves esa conferencia jamás se dio porque cruzábamos por una crisis extrema en la que lo más importante era solucionar los diversos problemas causados por las sucesivas guerras que nos libertaron.
Visto como un problema, se observa que el cristianismo se hizo muy fuerte en los andes, a tal punto que en las comunidades se crearan una serie de mitos y leyendas a quienes no cumplían estrictamente con los mandatos de esta religión.
Uno de los mandamientos que al parecer tienen muy en cuenta en la sierra del Perú, es el que habla acerca del incesto.
Este “pecado” era o es castigado en la sierra con un hecho poco particular y fuera de la realidad. Las personas que estén dispuestas a mantener relaciones sexuales siendo parientes son convertidas en una especie de llama monstruo que devora los sesos de los que también hayan cometido este pecado. En Internet, podemos encontrar una serie de películas peruanas relacionadas con este hecho y alguna de estas, entran en el rubro de películas de terror.
¿De que manera el sincretismo ha intervenido en la manera de pensar del poblador de los andes?
La respuesta solo es una cuestión de relación entre los dos temas que ya hemos visto. Cuando hablamos acerca de que la evangelización en los Andes había sido superficial, podemos darnos cuenta que mucha de la culpa fue de los misioneros que estuvieron a cargo. Yo como misionero, obligado, sin recibir nada a cambio (que se supone así debe ser) solo les enseñaría las oraciones principales, les enseñaría como se debe rezar y sin protestar. Pero, ¿alguien se tomó la molestia de explicar la religión totalmente ligada a la vida? ¿Alguien les dijo que Cristo fue como cada uno de nosotros y sufrió igual que cualquier ser humano? Nadie se preocupó de enseñar, se preocuparon solo de que aprendieran (que contradictorio, pero así lo veo)
A causa de este mal entendido hace muchos años, algunos pueblos de hoy, creen en la religión como un conjunto de leyes que deben respetarse al pie de la letra.
Hace un par de semanas, vi la película Madeinusa, película peruana que trajo a mi mente una serie de dudas acerca de mi propia religión. La película se ambienta en el pueblo de Manayaicuna que si bien es ficticio, bien podría existir. Desde el Viernes Santo hasta el Domingo de Resurrección, la localidad celebra la peculiar festividad de “Tiempo Santo”, durante la cual se considera que el pecado no existe y sus habitantes pueden hacer lo que les viene en gana: desde el robo hasta el adulterio, pasando incluso por el incesto. Esto sucede porque supuestamente, los días que Cristo está muerto, no puede “ver nada” de lo que pase en la Tierra. ¿Qué pudo ocasionar este tan absurdo (para algunos) pensamiento? Simplemente que se haya enseñado mal la religión. Quién sabe que alguno de los religiosos al ver que esta gente cometía “pecado” (refiriéndome a lo que significaría pecado para el misionero) comenzó a imponer una seria de castigos que luego fueron vistos como leyes de la propia religión, o que cuando estuvo enseñando los periodos de semana santa mencionó que Cristo estuvo casi tres días muerto y que bueno, no supo explicar que pasó durante esos días. Solo es causa de mala interpretación por parte de la gente ¿no? Porque al final, quien va a enseñar, no lo tiene que saber todo ¿Verdad? Solo se enseña lo principal nada más, lo demás ya es cuestión de ellos…….Por causa de personas que de seguro piensan así, es que el Perú aún no se conoce ni el mismo. Vivimos aislados en un mundo donde todo lo sabemos y donde todos compartimos las mismas creencias y los mismos estereotipos de moda y estilos de vida, ese mundo desgraciadamente se llama Costa y lamentablemente aún no se puede entender que no podemos por nada de l mundo enseñar igual en todas las regiones del país, porque como dijimos al inicio, el Perú es un país pluricultural y ahora la pregunta sería ¿es o no es bueno ser un país pluricultural? (pero ese ya es otro tema)